La calle (estote fortes in urbis)

No hay otro lugar como la calle. Como una calle ajardinada donde disfrutar la primavera o como una calle estrecha y adoquinada donde la desnudez de la cal blanca dibuje recovecos tras los que poder besarse a hurtadillas. La calle es mágica, nos lleva desde la puerta de nuestro hogar a cualquier otra parte: es…