En la educación también se nota (la tronera de las palabras)

El pasado martes 13 de junio se celebró el acto organizado por la Delegación de Educación del Ayuntamiento de Tarifa que viene a clausurar el curso escolar con la entrega de premios, galardones y distinciones a diferentes miembros de la comunidad educativa o personas que colaboran en estos menesteres.

La presencia de Ganar Tarifa-IU en esta delegación municipal en educación también se nota. Y no lo decimos solamente porque el delegado, Ezequiel Andréu, sea profesor de secundaria y un ferviente defensor de la enseñanza pública. O porque desde estas siglas políticas que representan a buena parte de la izquierda tarifeña se siga pensando que la educación es mucho más potente en el desarrollo personal que un campeonato de mus o un bingo. Las palabras del concejal, cargadas de emoción, descubrieron lo ambicioso que es el concepto de educación para la gente de izquierdas. Más allá de la mera transmisión de contenidos o información que hoy por hoy se puede acceder de múltiples formas por el desarrollo de las nuevas tecnologías, educar también significa la transmisión de valores. El respeto al medio ambiente, la solidaridad, la tolerancia, son hoy herramientas tan necesarias para la vida como un cálculo científico o un diseño experimental. Si el ser humano no tomara conciencia de que la mayoría de los grandes problemas de la humanidad son creados por su propia especie todo lo que conocemos puede tener los días contados. Educar en una ciudadanía global, educar en el respeto de los derechos de los demás y de los de uno mismo es trabajar por crear una sociedad más justa y humana.

Además el acto sirvió para visualizar que la comunidad educativa de Tarifa goza de buena vitalidad. En este sentido, hubo reconocimiento hacia colectivos como KC Tarifa, creado para el apoyo a la cultura y la educación, que promueve la participación ciudadana en estos temas; también a IntegraTarifa, la asociación sin ánimo de lucro que colabora en la atención educativa y clínica de alumnado en riesgo de exclusión social. No faltaron tampoco el reconocimiento al alumnado de los colegios e institutos del municipio, al profesorado y al personal laboral que o bien se jubila o bien deja de trabajar en nuestros centros educativos. Todos estos galardones a propuesta de los centros educativos.

Especial reconocimiento el que tuvo el Centro de Adultos, el cual fue galardonado por su 25 aniversario y algunos de sus proyectos que ya tienen renombre fuera de la localidad recibieron un justo reconocimiento municipal, como el proyecto “Extractos Algales del Estrecho” y su impulsor, el profesor Antonio Vegara. El propio concejal de Educación, Ezequiel Andréu, resaltó esta labor y reconoció la necesidad de dotar al propio centro y sus proyectos de unas instalaciones dignas. Que así sea.

Foto general de premiados y organizadores de la gala.

Pero junto a estas necesidades, el señor concejal sabe que su presencia en el equipo de gobierno puede ser un elemento fundamental para desbloquear e impulsar la búsqueda de soluciones a determinados temas educativos que, por justicia, Tarifa requiere y merece. Así por ejemplo, en cuanto a infraestructuras es necesario que se den soluciones a asuntos como la necesidad de adecuar los centros con medidas de seguridad como escaleras de incendios, el cumplimiento de la normativa en espacios (aulas, laboratorios, bibliotecas) o la mejora en problemas de inundaciones de aguas residuales de otros centros. No menos importante son otros relacionados con la oferta educativa como por ejemplo la consideración de abrir un mayor número de unidades de Educación Infantil de cero a tres años, para dar respuestas a las peticiones de muchas familias que, por motivos laborales, necesitan de estos servicios o la adecuación de la Formación Profesional a un pueblo que quiere vivir en buena parte del turismo, la dotación de recursos extraordinarios para los centros de Educación Infantil y Primaria que reciben población de zonas del pueblo en las que los problemas sociales son más acuciantes. Igual de importante es conseguir que Tarifa cuente con un Equipo de Orientación Educativa (EOE) para el municipio, reclamación esta que lleva años realizándose sin que la Junta de Andalucía haya tenido la misma sensibilidad que con otros municipios, como por ejemplo Conil, donde sí existe. Y otras tantas cosas que demostrarían un avance significativo en educación para nuestro pueblo. Como decimos, aquí el concejal de Educación puede ser una pieza importante, pues aunque la mayoría de estos asuntos (por no decir todos) no son de su competencia, sí es cierto que el no estar supeditado a los mandatos del partido que gobierna en la Junta, le da mucho más margen de operatividad que a otros cargos públicos que en ocasiones pueden anteponer los intereses del partido a las justas mejoras de su pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *